Educando en la Verdad 

Parece increíble que, en el año 2022, nuestros hijos e hijas estén expuestos a situaciones en donde lejos de construir escenarios de convivencia sanos, habitan uno, en el que la mentira y el engaño son las primeras que se muestran.

Es un deber civil, social e institucional, realizar ese acompañamiento a los alumnos para que puedan enfrentar exitosamente y sin resentimientos la realidad que enfrentamos.

1.- Hablando sobre la verdad.

  • ¿Qué entendemos por “La verdad”?

Antes de definir nuestro entendimiento de “La verdad”, tenemos que posicionarnos como una institución que fue fundada con una visión católica y cristiana cuyo objetivo ha sido, es y será formar alumnos competentes y preparados para enfrentar el mundo y desde su posición, ser motores de cambio desde una perspectiva y valores cristianos.

Como Institución educativa y católica, visualizamos que nuestra historia como sociedad y nuestra naturaleza como seres humanos está siendo fuertemente atacada desde distintas y variadas perspectivas, las cuales, a continuación, describo rápidamente.

  • Como sociedad cristiana, católica y occidental, lejos de sentir vergüenza por nuestra historia, debemos de abrazarla y sentir orgullo de ella.

 Independientemente de que ciertamente han existido injusticias y de que no hay una leyenda rosa en nuestra historia, ya que es una historia entre choques de grupos formados por seres humanos con creencias y valores que no son los mismos, la realidad es que los cambios culturales, legales, educativos y la riqueza que nos ha ido dejando con el paso del tiempo lejos están, de ser negativos.

 Estamos constantemente leyendo y escuchando historias que nos hacen creer que no es así, cuando la realidad es que esas historias han sido inventadas, creando leyendas negras que no tienen nada que ver con lo sucedido y sin embargo han sido muy exitosas para quedar en el inconsciente colectivo, creando una percepción de incluso negación y rechazo a lo que somos.

  • Existe también, una constante negación de la naturaleza humana.

 Como seres creados por Dios, a su imagen y semejanza, con capacidad de razonamiento, inteligencia, movimiento, etc., es imposible que nuestra existencia no tenga una naturaleza y un propósito.

 La negación sobre la naturaleza humana se ataca desde visiones distintas:

      • La naturaleza biológica: Se refiere a lo que nos es dado por naturaleza. Somos seres sexuados y binarios, mujer y hombre, xx y xy hablando de cromosomas. Buscan llegar a los niños diciéndoles que desde niños pueden escoger su sexo sin importar cuál es, el que la naturaleza les dio. Buscan ciudadanos débiles y confundidos desde su propia naturaleza preocupados por identificar su propia sexualidad cuando ésta es dada por natura.

 El discurso que buscan imponer es que la sexualidad biológica no tiene nada que ver con la preferencia sexual cuando incluso desde cualquier estadística puede verse lo contrario.

 Cabe aclarar que, en este Instituto, caben todos. Hombres y mujeres con preferencias distintas. No discriminamos a nadie, pero si hablamos de manera firme con lo que pensamos que es verdadero.

  1. La naturaleza humana: Desde tiempos antiguos en la búsqueda de poder, han existido grupos de seres humanos que buscan deshumanizar a otros grupos de seres humanos (válgame la redundancia).

Sabemos que, los orígenes de la esclavitud, tienen que ver con esa desvaloración que en su momento el ser humano les dio a otros grupos de seres humanos.

Lo mismo pasó con el nazismo respecto de los judíos y el día de hoy, el grupo desfavorecido son los bebes que ya existen, pero que aún no han nacido.

Entre los discursos que existen están los que, al feto o embrión, no lo reconocen como seres humanos, o los que piensan que, sí son humanos, pero no en acto, sino en potencia; por otro lado, tenemos a los que los definen como parásitos dentro de la mujer o los que simplemente te dicen que no son seres deseados y como el cuerpo es propiedad de la mujer ella decide si esos seres humanos viven o no.

Todos estos discursos son falaces y fácilmente rebatibles, sin embargo, tristemente muy exitosos para también quedarse en el inconsciente colectivo.

La eugenesia y la eutanasia, van en el mismo sentido.

  1. Y, por último, defino otra naturaleza que tiene que ver con lo divino o con lo trascendental, mismo que podría entenderse como la causa última del ser humano y el propósito del mismo.

Cada uno de nosotros tiene sus propias características y habilidades y tiene el deber de utilizarlas para construir un mundo mejor, abonando en su ámbito en el servicio a los demás.

Hoy en día, es triste ver como muchas personas, incluso mayores, no lo tienen definido o no lo ubican como algo que los ayudará en la búsqueda de su felicidad; desde los que piensan que su realidad material es lo más importante para ser felices, sacrificando todo, incluso, a sus seres queridos, para lograr satisfacer sus ambiciones desmedidas.

Existen también sobre todo en la juventud, esa idea de que lo importante es ser famosos, como el influencer ese que tiene millones de likes pero que no aporta nada de valor, y en orden de querer imitar ese ejemplo, se proponen a buscar lo mismo, buscando realmente que la gente los apruebe con likes en sus redes sociales, haciéndolos sentir una satisfacción lamentablemente superficial y pobre que a largo plazo no les deja nada.

  • Por último, la realidad económica es importante, porque es una dimensión del ser humano.

El humano es un ser, que actúa conscientemente para cambiar su situación actual a otra que, tras una reflexión, podría definirla como mejor.

Las decisiones tomadas, pueden estar equivocadas, moviéndonos a otro escenario fuera de lo pensado y cuyo cambio no podría percibirse como positivo.

Sin embargo, esas decisiones equivocadas, tienen que ser asimiladas con enseñanza.

Esta parte del ser humano, es importantísima en las personas, ya que cuando uno las asimila, nos dejan enseñanzas verdaderamente positivas, haciéndonos madurar como seres humanos responsables de nuestros actos y asumiendo las consecuencias de los mismos, ya sean positivas o negativas.

Dentro de todo este tipo de decisiones, están las que hacemos en orden de mejorar nuestra situación económica.

El ser humano en libertad es creativo y propone muchas ideas que sirven para esa construcción de redes y de una mejor sociedad.

La libertad de mercado, no debe ser entendida como algo que sirve para atropellar a unos y beneficiar a otros; eso, precisamente se da, no en la libertad económica, sino en la burocracia y el beneficio gubernamental a algunos muy grandes empresarios.

El mercado debe entenderse como ese espacio de colaboración social, en el que los aportes de ciudadanos y de personas, a través de acciones pequeñas, buscan beneficiarse, beneficiando a los demás a través de un buen servicio o un buen producto.

Entendemos a la verdad como algo deseable, necesario y trascendente.

Todo ser humano en el transcurso de su vida, debe comprometerse para la búsqueda de la verdad.

Es importante que una institución educativa en ese mismo sentido busque transmitir a sus alumnos y para beneficio de la sociedad, esa verdad, pero, ¿cuál es esa verdad que debe ser transmitida?

La percepción del ser humano es tan diferente de uno a otro, que es muy difícil en muchas ocasiones llegar a ella.

El concepto de “La verdad” o lo verdadero sólo puede ser posible si entendemos que todo lo que vivimos, sentimos, pensamos, comunicamos, etc., es posible gracias a la existencia de un Dios, un creador.

En ese sentido, la verdad es todo lo que nos acerca a él y como institución educativa, tenemos el deber de buscar que nuestros estudiantes se den cuenta de esta realidad e influyan para que los suyos de la misma manera lo hagan.

  • ¿Cómo conseguirla?

A la hora de la comida, está prohibido hablar de religión, de política y de futbol.

Esto es una frase común que escuchamos y aplicamos, ya que los temas normalmente generan en el ser humano pasiones distintas e incluso opuestas de las que puede surgir la discordia y la enemistad.

Debido a esta “prohibición” que nos imponemos, la sociedad ha dejado a un lado la oportunidad de dialogar en pro de su consecución (La verdad).

La propuesta es clara y sencilla, pero dura y difícil al mismo tiempo.

El Instituto se compromete con la formación de equipos de trabajo, que, mediante dinámicas de aprendizaje, vayamos formando criterios homogéneos en búsqueda de la misma y muy importante, para poder transmitir a nuestros alumnos el porqué, el cómo y el compromiso para lograrlo.

Todo docente debe de comprometerse con su vocación. Pero esa vocación de docencia no debe limitarse únicamente a enseñar, sino a aprender y aprehender, abriéndose a nuevos conocimientos y a dejarse sorprender también en un acto de pasión por esa búsqueda.

2.- Transmitiendo valores morales verdaderos.

Hoy en día, se habla mucho de que los valores morales son relativos, ya que estos cambian en cada sociedad y con el paso del tiempo, dándoles distinta importancia a cada uno de ellos de acuerdo a la cultura y a sus creencias.

Si bien esto es parcialmente cierto, no podemos olvidar ni dejar a un lado que han existido sociedades que justificaban el asesinato de judíos, porque no eran personas, o los negros, o la esclavitud o las violaciones, la venta de niñas, etc.

Y es que, desde la perspectiva relativista, se pueden justificar los más atroces genocidios que puedan existir. Hoy a este genocidio se le podría llamar el derecho a decidir sobre el cuerpo de las mujeres.

En el instituto, defendemos como valores morales universales y absolutos el derecho a la vida, a la libertad, a la propiedad y la familia.

A la vida en cuanto a que nadie tiene derecho a quitármela en ninguna etapa de mi vida. Sólo Dios decide.

A la libertad en cuanto a que cada ser humano se hace responsable de sus actos, asumiendo sus consecuencias y siendo responsables de que las decisiones que tomen, siempre tienen que ser en búsqueda de la verdad. La virtud y no el vicio.

Esta libertad no se puede entender, si no es mediante un conocimiento de las opciones y de sus consecuencias. Muchas veces, uno cree ser libre porque tomó decisiones erróneas y cae en el peor esclavismo inconsciente, como el alcoholismo, las drogas, etc.

A la propiedad, entendiéndola como el factor fundamental de respeto al semejante.

  • No robarás.
  • No codiciaras bienes ajenos.
  • Comerás con el sudor de tu frente.

Y, por último, la familia, entendida como esa célula social, básica y fundamental para que una sociedad funcione bajo otros valores como lo es la solidaridad, la subsidiaridad, el amor, el respeto, etc.

3.- Acompañando a seres humanos de valor.

Una vez definidos y entendidos los valores universales y morales que el Instituto promueve, cada docente en sus clases y a la vez el equipo de docentes que nos acompañan en esta misión, deberá de construirle a sus alumnos una perspectiva de vida fundada principalmente en el respeto absoluto de estos mismos.

Cada alumno, al egresar del instituto, deberá representar fielmente en la sociedad estos mismos.

Deberá ser valiente y perspicaz para comunicarlos y transmitirlos.

Deberá llevarlos con la firmeza de un soldado, pero con la ternura de una madre.

Pero para lograr todo esto, cada docente deberá ser el ejemplo de esto mismo con sus alumnos, tratándolos con respeto, cuya opinión vale y no solo vale, sino que es importante, con amor, con firmeza y mucha vocación, corrigiéndolos en el error y reconociéndoles en sus aciertos.

De esa manera lograremos ser la institución educativa por excelencia que acompañe en su proceso educativo a miles de jóvenes, siendo cómplices de su desarrollo personal, académico y profesional.

4.- Siendo referentes en la reconstrucción de una sociedad próspera y sana.

México es por su historia y por sus ciudadanos, un país maravilloso.

Un país que ha sido muy lastimado por problemáticas sociales de mucha gravedad.

Un país en donde necesitamos seres humanos responsables y activos en la búsqueda y generación de soluciones para los diversos problemas que existen.

Necesitamos formar jóvenes, que se comprometan por esa construcción de un país en donde podamos nuevamente dejar salir a la calle a nuestros niños a jugar, sin miedo a que grupos criminales se los lleven.

Que se comprometan por el trabajo duro, pero, sobre todo, honesto y de valores, en la construcción de una economía que les permita a las familias vivir y sacar adelante a los suyos con dignidad.

Que se comprometan, en la transmisión de esa herencia histórica, que sin duda ha tenido errores, pero que de ninguna manera podemos avergonzarnos de ella y si podemos abrazarla con mucha dignidad y mucho orgullo.

México necesita ciudadanos comprometidos y fuertes, que como objetivo se planteen el salir adelante a pesar de todas las piedras que se encuentren en el camino.

México necesita personas, responsables y trabajadoras, que luchen en la consecución de un objetivo, que como comenta, en una entrevista que le hice al Prof. Felipe Ortíz,…. Busquen “Construir nuestro propio primer mundo”, dejando atrás esa manía por copiar del extranjero cosas que no han servido ni servirán.

Informes de planes académicos

BACHILLERATO

LICENCIATURAS

Y MAESTRIAS